Cómo funciona
Superando las limitaciones del agua

El agua es un excelente líquido para enfriar mientras se encuentra en estado líquido, pero cuando el agua se vuelve vapor no tiene prácticamente ninguna capacidad para la transferencia térmica. Evans es un fluido superior para la transferencia de calor en motores porque permanece en estado líquido hasta temperaturas superiores a 180 ° C. Este artículo detalla las ventajas de un punto de ebullición significativamente más alto.
 

 .
Puntos calientes

Dentro de un sistema de enfriamiento del motor, las superficies más calientes son las adyacentes a la cámara de combustión, específicamente los camisas de cilindros y la culata. En estos puntos calientes es probable que se evapore el agua impidiendo un enfriamiento eficiente y causando una pérdida de rendimiento y daños innecesarios en el motor (ver limitaciones físicas del agua). Cuando el líquido refrigerante no resulta efectivo de esta manera el motor llega a estar incluso más caliente causando más puntos calientes y más vapor.

Los Líquidos Refrigerantes Sin Agua Evans no hervirán alrededor de estos puntos calientes del motor y mantendrán un rendimiento de refrigeración eficiente aun cuando el motor sea sometido a condiciones extremas. Cuando el agua se convierte en vapor, presuriza el sistema de refrigeración poniendo presión en los manguitos y otros componentes. El punto de ebullición significativamente más alto de los refrigerantes Evans significa un 75% menos de presión que el agua, lo que resulta en un sistema de enfriamiento con tensión mas baja.

El agua contiene el oxígeno que causa la corrosión y también permite una actividad electrolítica que provocará futuros daños en los metales del motor (ver limitaciones químicas del agua). Los líquidos refrigerantes sin agua Evans eliminan la corrosión y la actividad electrolítica, aumentando de manera significante la vida del motor.

 

Descargas

  • Próximamente